jueves, 30 de mayo de 2013

domingo, 31 de marzo de 2013

Abuso sexual Marzo 2013

Una de cada cinco personas en el Planeta ha sufrido abuso sexual infantil ( 20 por ciento de la Humanidad, datos de Naciones Unidas)

Violencia intrafamiliar contra la mujer aumentó entre 2010 y 2012, según estudio de ONG Activa



Publicado por Denisse Charpentier | La Información es de Paula Almarza ·

31 de MARZO 2013


Estudio ONG Activa: Denuncias por delitos sexuales aumentan 19,1% en el país

La directora de la Organización No Gubernamental Activa, Gloria Requena, indicó que la violencia intrafamiliar contra la mujer aumentó en 4,35 por ciento entre 2010 y 2012, registrándose 4.800 casos más, que en 2009.

La directora de ONG Activa, Gloria Requena, mostró su preocupación ante el incremento de la violencia en 9 de 15 regiones del país, registrándose las mayores alzas en la Región Metropolitana con un 10%.

En cuanto a las comunas lideran el ranking de violencia se encuentran: María Pinto con un 57,81%, seguido por Huechuraba con un 57,73%.

Requena fue enfática en recalcar que esta problemática radica en la carencia de políticas claras para abordar la violencia, ya que sólo la ley tipifica un femicidio cuando se mantiene una relación de cónyuges o convivientes.

En tanto, el Alcalde de Maipú, Christian Vittori, recalcó que la comuna a la cual representa, se ubica en el segundo lugar de mayor alza de violencia intrafamiliar dentro de la región Metropolitana.

De esta forma, Vittori, anunció que efectuará una política de protección por medio de patrullajes de situaciones de agresión.

Mientras que Requena realizó un llamado al Ministerio de Vivienda para que acoja la solicitud de reforzar la seguridad dentro de los hogares, luego de que un estudio revelara que los principales lugares donde ocurren los incidentes son en la cocina y el dormitorio.

lunes, 26 de noviembre de 2012

martes, 20 de noviembre de 2012

¡A REPUDIAR EL ABUSO Y LA EXPLOTACION SEXUAL DE NIÑAS Y JOVENES! 20/11/2012 |





¡A REPUDIAR EL ABUSO Y LA EXPLOTACION SEXUAL DE NIÑAS Y JOVENES!

por Declaración pública de la Red Chilena contra la Violencia hacia las Mujeres

Impacto social ha causado el reciente desmantelamiento de una red de explotación sexual de niñas, integrada por regentas y una gama de clientes habituales, entre ellos varios personajes públicos. Pero esta no es la única revelación que nos ha conmocionado este año, también los medios de comunicación han revelado los abusos sexuales cometidos contra niñas y niños por curas, y por funcionarios de jardines infantiles.

Lo que invisibilizan los medios de comunicación, pero es un secreto a voces, es que ni siquiera el hogar es un lugar seguro para las niñas y niños. El 84.7% de los abusos sexuales contra menores de edad es cometido al interior de la familia, por padres, tíos, hermanos, abuelos, convivientes de la madre. Tampoco dicen claramente que el 96% de los agresores sexuales son hombres y que el 81% de “los menores” abusados son NIÑAS. 

La violencia contra las mujeres comienza en la niñez y continúa a lo largo de toda la vida. Agresiones físicas y psicológicas en la casa, sueldos más bajos que los hombres, hipersexualización de los cuerpos y su utilización en la publicidad comercial y en la propaganda política de candidatos, acoso sexual en la universidad, en el transporte público o en la calle. También en las movilizaciones estudiantiles las niñas han sido agredidas sexualmente por las fuerzas policiales, lo que junto a la represión policial a las mujeres mapuche, constituye violencia institucional..

El femicidio es la manifestación más extrema de esta larga cadena de agresiones. Si bien este año han disminuido en número, 38 hasta la fecha, se oculta que ha habido tres veces más femicidios frustrados. Más aún se oculta que muchas mujeres se suicidan agobiadas por la violencia de sus parejas.

Esta violencia machista es avalada por la cultura patriarcal, que posibilita a los hombres disponer del cuerpo y la vida de las mujeres.

Llamamos:

·         A no ser cómplices y repudiar enérgicamente la explotación sexual de las niñas y toda forma de violencia contra las mujeres.

·         A las mujeres a romper con la pasividad y la victimización, y a no tolerar ninguna agresión machista.

·         A las autoridades públicas y a los medios de comunicación a utilizar su tribuna para promover una cultura de respeto hacia todas las  mujeres.



¡ACCIÓN NACIONAL CONTRA LA VIOLENCIA HACIA LAS MUJERES!

JUEVES 22 DE NOVIEMBRE 2012

Santiago, 20.30 Marcha desde Plaza Italia

Arica 18.30- 21 Mayo/Bco Estado

Iquique 19.00 Vivar/Esmeralda. Sede ANEF

Antofagasta 18.00 Pza. Bicentenario sector Norte

Mejillones 18.30 Est.Municipal a Pza de Armas

Calama 11.00 P. Ramírez frente T. Municipal

Copiapó 19.00 Plaza Copiapó

Quintero 12.00 Pza del Deportista

San Antonio 19.00 Pza de Armas

Coltauco 12.00 Arturo Pratt 66

Curicó 18.00 Pza de Armas

Chillán 19.00 frente Gobernación

Concepción 19.00 Pza de Armas

Osorno 18.00 Plazuela Yungay

Pto. Montt 16.00 Paseo Talca

Coyhaique 15.00 a 19.00 Paseo Horn 


Dos millones y medio de niñas sufren al año mutilación de genitales



Más de dos millones y medio de niñas son sometidas al año en el mundo a la mutilación de sus genitales externos, mediante prácticas rituales como la ablación o la infibulación, para preservar su castidad o impedir el placer sexual, lo que les causa graves secuelas físicas y psíquicas.

Fuente: EFE

Por María Galindo

La mayoría de estas niñas vive en los países del oeste de Africa, y son sometidas a dicha práctica entre los 4 y los 14 años, aunque en países como Nigeria, la ablación de clítoris se hace cuando tienen sólo unos meses.

El último informe de la Organización Mundial de la Salud (OMS) sobre la ablación de clítoris calcula que son más de 136 millones las mujeres mutiladas en todo el mundo, y que este ritual no es una práctica reducida a la población musulmana.

En países como Eritrea, Etiopía y Egipto, está igualmente extendida en las comunidades cristiana y judía.
UNICEF, la Comisión para la Protección de las Mujeres de Naciones Unidas y la OMS definieron en 1997 esta mutilación como 'cualquiera de las prácticas que conlleven una extirpación total o parcial de los genitales externos femeninos u otras agresiones a los órganos sexuales femeninos por motivos culturales u otros no terapéuticos'.

Naciones Unidas ha clasificado tres tipos distintos de esta mutilación. La primera consiste en la extirpación total del clítoris y, la segunda, en la eliminación total o parcial del clítoris, junto a los labios menores que lo cubren.

Por último, en Etiopía y otras zonas del llamado Cuerno de Africa, se lleva a cabo la infibulación, que consiste en la oclusión de la vagina desde el exterior por una fíbula que mantiene 'cosida' la vulva desde la niñez hasta los eventuales esponsales, lo que provoca la destrucción o la atrofia de clítoris y labios.

El porcentaje de mujeres a las que les han sido extirpados sus órganos genitales externos varía en función de los países.
En Egipto, Eritrea, Gambia, Malí, Sierra Leona o Sudán, el número de mujeres mutiladas en la infancia supera ampliamente el 80 por ciento de su población femenina.

En países como Benin, la República Central Africana, Chad, Guinea-Bisau, Kenya o Nigeria, el número de niñas mutiladas está en torno al 50 por ciento.

El origen de la mutilación genital externa a las niñas hay que buscarlo en las raíces culturales de los pueblos que las practican, anteriores a la implantación de las religiones mayoritarias.

La justificación más extendida es la preservación de la castidad: evitar que la mujer pueda experimentar un 'pecaminoso' placer sexual.

En el caso de la infibulación, se dan, incluso, razones de sentido práctico como 'método protector' de la joven ante el riesgo de posibles violaciones en despoblado, en comunidades donde una de las tareas asignadas a las menores es la de pastorear el ganado.

En otros países, como Kenia, Uganda o Sierra Leona, la función de la ablación del clítoris es diferente: una adolescente puede tener un hijo antes del matrimonio para probar su fertilidad, pero, en el momento en que se casa, es mutilada para evitar la tentación de mantener relaciones extramatrimoniales.

La práctica de la ablación se ha exportado al mundo occidental con la inmigración, algo probado aunque con cifras imprecisas, debido a la clandestinidad de estas prácticas y a la propia ilegalidad de una parte de dicha inmigración.

El Grupo de Mujeres por la Abolición de las Mutilaciones Sexuales (GAMS) en Francia ha calculado que, en 1992, había en su país al menos 27.000 niñas y mujeres a las que se les había practicado la ablación de clítoris en suelo francés.

Según Amnistía Internacional, Gran Bretaña, Estados Unidos, Australia, Italia, Holanda, Suecia o Dinamarca, también registran casos de niñas de las distintas comunidades de inmigrantes procedentes de Africa a las que se les practicó esta mutilación.
En España, dos niñas tuvieron que ser hospitalizadas tras las graves secuelas que les produjeron estas prácticas.

Ambos casos ocurrieron en Cataluña en 1993 y fueron llevados a los tribunales, pero las denuncias no progresaron, porque fue imposible demostrar que las intervenciones se hicieron en España, dada su clandestinidad.

Este es el mismo obstáculo que encuentra la Justicia en todos los países europeos.

La mutilación genital externa genera graves problemas de salud en las niñas, sobre todo por el riesgo de sufrir infecciones (septicemias) y hemorragias, dadas las condiciones insalubres en las que se practican las intervenciones.

Además, según recoge la OMS, la ablación del clítoris provoca problemas menstruales, de fecundidad, aparición de quistes y patologías psicológicas, como ansiedad o depresión, entre otros.

         

Domingo 5 de Mayo de 2002

LA MÁS VERGONZOSA VIOLACIÓN DE LOS DERECHOS HUMANOS



Violencia contra la mujer

"La violencia contra la mujer es quizás la más vergonzosa violación de los derechos humanos. No conoce límites geográficos, culturales o de riquezas. Mientras continúe, no podremos afirmar que hemos realmente avanzado hacia la igualdad, el desarrollo y la paz."

Kofi Annan,
Secretario General de las Naciones Unidas

La violencia contra la mujer adopta formas diversas, incluidos la violencia en el hogar; las violaciones; la trata de mujeres y niñas; la prostitución forzada; la violencia en situaciones de conflicto armado, como los asesinatos, las violaciones sistemáticas, la esclavitud sexual y el embarazo forzado; los asesinatos por razones de honor; la violencia por causa de la dote; el infanticidio femenino y la selección prenatal del sexo del feto en favor de bebés masculinos; la mutilación genital femenina y otras prácticas y tradiciones perjudiciales.

La Declaración sobre la eliminación de la violencia contra la mujer, adoptada por la Asamblea General de las Naciones Unidas en 1993, demuestra el reconocimiento y la comprensión internacionales de que la violencia contra la mujer es una violación de los derechos humanos y una forma de discriminación contra la mujer.

En la Plataforma de Acción adoptada en la Cuarta Conferencia Mundial sobre la Mujer, celebrada en Beijing en 1995, se define la violencia contra la mujer como una de las 12 esferas de especial preocupación que deben ser objeto de particular hincapié por parte de los gobiernos, la comunidad internacional y la sociedad civil.

En su 42o período de sesiones, celebrado en 1998, la Comisión de la Condición Jurídica y Social de la Mujer de las Naciones Unidas propuso nuevas medidas e iniciativas que deberían aplicar los Estados Miembros y la comunidad internacional para poner fin a la violencia contra la mujer, incluida la incorporación de una perspectiva de género en todas las políticas y programas pertinentes. Entre las conclusiones convenidas del período de sesiones figuran medidas destinadas a prestar apoyo a la labor de las organizaciones no gubernamentales, combatir todas las formas de trata de mujeres y niñas, promover y proteger los derechos de los trabajadores migrantes, en particular las mujeres y los niños, y promover las actividades coordinadas de investigación sobre la violencia contra la mujer.

Respuesta de la comunidad internacional

Desde la celebración de la Conferencia de Beijing cinco años atrás, se han adoptado importantes medidas en el plano internacional para eliminar la violencia contra la mujer:

    En el Protocolo Facultativo de la Convención sobre la eliminación de todas las formas de discriminación contra la mujer, aprobado por la Asamblea General el 6 de octubre de 1999, se establece el derecho de la mujer de pedir reparación por la violación de sus derechos humanos, incluida la violencia basada en el género.
    La Asamblea General aprobó en 1997 las Estrategias y Medidas Prácticas Modelo para la eliminación de la violencia contra la mujer en la esfera de la prevención del delito y la justicia penal.
    Al igual que los tribunales penales internacionales para la ex Yugoslavia y Rwanda, el estatuto de la Corte Penal Internacional, aprobado en junio de 1998, contiene disposiciones específicas relativas a los delitos basados en el género.
    Un proyecto de protocolo de un nuevo tratado propuesto, una convención de las Naciones Unidas para la supresión de la delincuencia organizada transnacional, versa concretamente sobre la trata de seres humanos, en particular de mujeres y niños.

Violencia en el hogar

La violencia en el hogar, especialmente los golpes a la cónyuge, es tal vez la forma más generalizada de violencia contra la mujer. En países en que se realizan estudios fiables en gran escala sobre la violencia basada en el género, se informa de que más del 20% de las mujeres han sido víctimas de maltrato por los hombres con los que viven.

De acuerdo con el Informe sobre el Desarrollo Mundial 1993 del Banco Mundial, las violaciones y la violencia en el hogar culminan en la pérdida de más años de vida saludable, entre las mujeres de 15 a 44 años de edad, que el cáncer mamario, el cáncer del cuello del útero, el parto obstruido, la guerra o los accidentes de tránsito.

En respuesta a la Plataforma de Acción de Beijing, los Estados Miembros de las Naciones Unidas y la comunidad internacional han tratado de encontrar la manera de combatir más eficazmente la violencia en el hogar:

    Muchos Estados han promulgado leyes en que se reconoce que la violencia ejercida por los maridos debe ser tratada de la misma forma que la ejercida por extraños. En Suecia esos actos se definen como graves violaciones de la integridad de la mujer, y se someten a penas más severas que en los casos en que esos mismos actos sean realizados por extraños.
    Austria, Belarús, Bhután, Hungría, México, Portugal y Seychelles han decidido, por primera vez, considerar delito la violencia sexual ejercida contra las mujeres por sus maridos.
    En Sri Lanka, el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) ha trabajado en estrecha colaboración con las autoridades y las organizaciones no gubernamentales para prevenir la violencia en el hogar mediante la educación del público utilizando los medios de información y celebrando cursos prácticos destinados a sensibilizar a los miembros del poder judicial y los funcionarios encargados de hacer cumplir la ley.
    Belarús, Polonia, la Federación de Rusia y Zimbabwe figuran entre los Estados que han tratado de introducir servicios, como los hogares de acogida y las líneas telefónicas especiales, para ofrecer apoyo a las víctimas de la violencia.
    Estados como Argelia y Brunei Darussalam han creado dependencias, en sus departamentos de policía, encargadas de combatir la violencia en el hogar.
    Islandia ha creado un proyecto experimental de dos años de duración, titulado "Hombres de responsabilidad", destinado a los hombres violentos. El proyecto es supervisado cotidianamente por la Cruz Roja de Islandia y se someterá a evaluación cuando haya terminado.

Trata de mujeres

La Organización Internacional para las Migraciones (OIM) calcula que la trata de mujeres y niños, que casi siempre se realiza para la explotación sexual con fines comerciales, genera hasta 8.000 millones de dólares anuales. Las enormes ganancias que obtienen los perpetradores, que cada vez están más vinculados a la delincuencia organizada, han convertido ese delito en una amenaza mundial que se extiende rápidamente.

Las mujeres y niñas pobres figuran entre los principales grupos afectados por los tratantes debido a su marginación y limitados recursos económicos. Algunas participan voluntariamente animadas por promesas de mayores ingresos y la esperanza de dejar atrás la pobreza. Otras lo hace obligadas, y muchas terminan en la prostitución contra su voluntad. Para cambiar esa situación:

    Filipinas ha lanzado una iniciativa, en cooperación con la sociedad civil y otros gobiernos, que incluye actividades de capacitación de organismos de primera línea sobre cómo combatir la trata de mujeres y niñas y elaborar procedimientos para ello.
    Como parte de su investigación de la delincuencia organizada, la policía creó una División para Combatir la Trata de Mujeres dentro del Departamento de la Policía.
    China ha introducido enmiendas en su código penal respecto del secuestro de mujeres y niñas y la prostitución forzada.
    En las zonas fronterizas, Myanmar ha creado ocho centros profesionales para mujeres y niñas, a fin de evitar la trata de mujeres.
    Los Países Bajos han designado un relator nacional encargado de describir el panorama general de los datos sobre la trata de mujeres y los métodos para prevenirla.
    Albania y la Federación de Rusia han iniciado campañas educativas dirigidas a las posibles víctimas.

Mutilación genital femenina

De acuerdo con el Fondo de Población de las Naciones Unidas (FNUAP), se calcula que entre 85 y 114 millones de mujeres y niñas, la mayoría de las cuales vive en África, el Oriente Medio y Asia, han sido sometidas a la mutilación de sus genitales.

La mutilación genital femenina, también conocida como la "circuncisión femenina", consiste en extirpar total o parcialmente el clítoris y otros órganos genitales. Su forma extrema, la infibulación, consiste en extirpar el clítoris y ambos labios y la sutura de la vulva, dejando solamente un pequeño orificio para permitir el paso de la orina y el flujo menstrual.

Esa mutilación de las niñas tiene importantes consecuencias a corto y largo plazos. Es extremadamente dolorosa y puede provocar infecciones y la muerte, así como dificultades en el parto y una mayor vulnerabilidad al VIH/SIDA. Esa práctica refleja el consenso social imperante de que es preciso preservar la virginidad de la niña y la mujer hasta el matrimonio y controlar su sexualidad. Los hombres en esas culturas suelen no casarse con niñas o mujeres que no hayan sido sometidas a la circuncisión, ya que las consideran "sucias" y "sexualmente indulgentes".

Desde que se celebró la Conferencia de Beijing, se han adoptado, entre otras, las siguientes medidas contra la mutilación genital femenina:

    Como parte de una campaña de promoción internacional, en septiembre de 1997 el FNUAP nombró a Waris Dirie, activista y modelo, Embajadora Especial para la Elimianción de la Mutilación Genital Femenina.
    La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha preparado materiales de capacitación e impartido cursos prácticos para crear mayor conciencia entre las enfermeras y parteras en la región de África y el Mediterráneo oriental, en un intento por procurar su participación activa en la lucha contra la mutilación genital femenina.
    La República Unida de Tanzanía, uno de los diez países en que se practica ampliamente la mutilación genital femenina, ha promulgado leyes que consideran delito esa práctica. Las sanciones incluyen multas y la encarcelación. Los otros nueve países son Burkina Faso, Côte d'Ivoire, Djibouti, Egipto, Ghana, Guinea, la República Centroafricana, el Senegal y el Togo.
    Varios países, como Australia, el Canadá, los Estados Unidos, Nueva Zelandia y el Reino Unido, que tienen poblaciones de inmigrantes que practican ese ritual, han aprobado disposiciones similares para tratar de eliminar esa práctica.
    Nigeria ha creado el teatro Fístula Vesicovaginal y centros de rehabilitación para prestar servicios de salud a las menores de edad casadas que han sido afectadas por la mutilación genital femenina.

Los interesados en obtener más información pueden ponerse en contacto con:

Sección de Desarrollo y Derechos Humanos

Departamento de Información Pública

de las Naciones Unidas

Tel.: (212) 963-1742, fax: (212) 963-1186

Dirección electrónica: ruzicka-dempsey@un.org

Officina de la Asesora Especial en Cuestiones de Género y el Adelanto de la Mujer

Naciones Unidas

Tel.: (212) 963-7977, fax: (212) 963-3463

Dirección electrónica: robertsonp@un.org

División para el Adelanto de la Mujer

de las Naciones Unidas

Tel.: (212) 963-3137, fax: (212) 963-3463

Dirección electrónica: loregnard-kasmally@un.org

La presente nota informativa se basa en el documento titulado "Examen y evaluación de la aplicación de la Plataforma de Acción de Beijing: informe del Secretario General" (E/CN.6/2000/PC/2).

El maltrato

Por la Mujer

Por la Mujer
Respetos