viernes, 27 de junio de 2008

¿Se puede reducir el femicidio en Chile?


Escrito por Alvaro Espinoza
miércoles, 05 de marzo de 2008

Según el Servicio Nacional de la Mujer (Sernam), durante 2007 se cometieron 62 femicidios, 56 de los cuales fueron perpetrados por hombres que mantuvieron una relación íntima con la víctima y seis por hombres que no tuvieron un vínculo de ese tipo.

Ante estas cifras es pertinente preguntarse si estamos ante un problema de proporciones grandes o pequeñas y de acuerdo con ello deducir si el femicidio se puede reducir de manera significativa.

Un modo de responder a esta interrogante es comparando nuestras tasas con las de otros países. En la medida en que sean relativamente altas significa que existen señales claras de que podemos disminuir los femicidios; en cambio, si nuestras tasas se acercan estrechamente a las menores del mundo, entonces es difícil creer que podrán ser reducidas.

La tasa de femicidio general en Chile (íntimo y no íntimo) alcanzó durante 2007 a 7,4 por millón de mujeres. Al comparar esta tasa con los resultados del Segundo Informe Internacional de Violencia Contra la Mujer del Centro Reina Sofía de España (2003), Chile se ubicaría en el puesto número 34 entre 38 países de Europa, América del Norte, Asia y Latinoamérica. Es decir, es una tasa muy baja.

En comparación con los otros países latinoamericanos, la tasa de femicidio general de Chile es lejos la más baja. El que más se aproxima es Argentina, con una tasa de 17,4, y los que más se alejan son Guatemala y Colombia con tasas de 122,8 y 70,2 respectivamente.

Aparentemente, la tasa de femicidio general de Chile no tiene mucho margen para ser reducida. Sin embargo, esta conclusión no es categórica, es más: puede ser cuestionada seriamente. Según cifras del Ministerio del Interior, en Chile son asesinadas anualmente alrededor de 100 mujeres, lo que dista bastante de las cifras registradas por el Sernam.

¿Quién mata al resto de las mujeres? ¿Acaso lo hacen otras mujeres? De ser así, la teoría del patriarcado sería insuficiente para explicar el problema. De seguro no se trata de eso, sino que de un subregistro de datos que, en lo sucesivo, debiera ser corregido para tener una dimensión real del problema, su evolución en el tiempo y el impacto de las políticas públicas.

Considerando sólo los casos de femicidio de pareja o ex pareja (una parte de los íntimos), la comparación con países europeos y latinoamericanos cambia notoriamente.

Si bien Chile tiene una tasa de femicidio de pareja y ex pareja más baja que la mayor parte de los países considerados en el estudio del Centro Reina Sofía de España, mantiene una brecha significativa en comparación con las tasas de Japón, Suecia y España. Esto nos indica que el femicidio en Chile puede ser reducido, aunque nada dice sobre la forma de hacerlo y el grado de dificultad que tiene.

También hay que considerar la eficacia de las medidas accesorias por violencia intrafamiliar, como la obligatoriedad de abandonar el hogar que comparte con la víctima y/o la prohibición de acercarse a ella. En este caso, es importante mejorar la capacidad de controlar el cumplimiento de estas medidas, porque es común que sean quebrantadas por una o ambas partes debido a razones económicas y afectivas.
Alvaro Espinoza
La Nación
Master en Criminología y Ejecución
Penal por la Universidad Autónoma de Barcelona

No hay comentarios:

El maltrato

Por la Mujer

Por la Mujer
Respetos